lunes, 4 de septiembre de 2017

Días propios o dias de una marca


Sin ninguna duda el aprovechamiento de los días está sirviendo a muchas empresas para tener algo que decir, más o menos relevante, en sus redes sociales. Hay empresas que lo llevan mucho más lejos y lo utilizan en otro tipo de medios y soportes. La selección de días, es clave para el éxito de una acción de este tipo. La estrategia de dayketing es fundamental.

Si pudiéramos decidir de qué cliente son algunos días, creo que estaríais bastante de acuerdo conmigo en que:

-       El día del padre, de la madre y San Valentín son de El Corte Inglés
-       El Blackfriday es de Amazon
-       El Día Mundial de la Sonrisa es de Danone
-       Halloween es de Port Aventura
-       El día de la Felicidad es de Coca-Cola

Digamos que estas marcas sacan un buen rendimiento de esos días. La pregunta es ¿puede cada marca encontrar sus días o crearlos? Sí, cada marca puede encontrar sus días. Es cuestión de analizarlo y valorar diferentes aspectos: producto, competencia, público, soportes, presupuestos, etc.

Y no. Muy pocas marcas son capaces de crear días. Podemos decir que en España únicamente El Corte Inglés y Amazon son capaces de conseguir ¿Por qué? Porque cuentan con grandes presupuestos que les permiten “inventarse días”. Los 8 días de Oro, la Semana Fantástica, Blancolor son términos creados por El Corte Inglés que todo el mundo reconoce como de esa marca. Amazon, al ver el poder de los días, busca desesperadamente más blackfridays que le hagan subir las ventas escandalosamente y lo está empezando a lograr: ha lanzado su Prime Day.



Crear un día y hacerlo tuyo supone un esfuerzo muy grande, una gran inversión y, sobre todo, continuidad. Por el camino han caído días como el “Vueling Day” o el “Día Galp de la energía positiva”.

Por esa razón, es mucho mejor crear una estrategia de dayketing acertada y seleccionar cuál será nuestro branday, el día del año que queremos que se vincule a nuestra marca.

lunes, 31 de julio de 2017

Dayketing desordenado

Los que hace años empezamos trabajando en marketing directo o relacional hemos visto como estos últimos años las empresas han tomado curiosas decisiones en lo que atañe a su comunicación digital.

Si antes era un publicista especializado en marketing directo, es decir en escribir en función del conocimiento del público objetivo y del producto o servicio, ahora que conocemos más que nunca a nuestros consumidores, que a todo el mundo se le llena la boca con el big data, que tenemos más recursos y opciones… ahora las empresas fichan a becarios de comunity manager con más formación de periodismo que de publicidad en muchos casos.

Seguimos como un hamster dando vueltas sin fin, sin dar importancia a las redes sociales (ojo, la palabra social, indica algo de interacción o sociabilidad, ¿no?) y fijándonos en datos más cuantitativos que cualitativos. Eso sí, después acudimos al big data para conocer mejor a nuestros consumidores a los que no vamos a aportar nada.

Lógicamente eso también queda patente en el dayketing, y en este campo sí que tengo autoridad para hablar. Las marcas se han lanzado a lo loco a por el día de turno, desvirtuando la definición que dien el libro el año 2010: “uso de efemérides, fechas, acontecimientos, etc en cualquier medio o canal con fines comerciales”.  El sentido del dayketing es la venta, que nadie lo olvide. Y el del marketing también. Si eres una aseguradora, poner en las redes sociales “Feliz día Mundial del gato” no aporta nada. Es igual que hacer una campaña nefasta de publicidad. Pero con una ventaja, como sólo dura un día, el director de marketing de turno ni se ocupa, ni realmente le preocupa. Al consumidor que lo ve en las redes sociales, sí que le ocupa: le ocupa espacio en su timeline y le ocupa en pensamiento en su cabeza, nada positivo, por cierto.



Si las marcas no son capaces de entender que el dayketing debe tener una estrategia basada en el conocimiento del producto, la competencia, el público y el medio (sí, también el medio o la red social), están haciéndose un flaco favor a su imagen de marca. Creando confusión, generando incredulidad.


Sin ninguna duda, el dayketing es de una ayuda importante para las marcas, pero como cualquier herramienta de marketing, se debe saber usar.

viernes, 2 de junio de 2017

Dayketing interesante marzo-mayo 2017

Día de Canarias



Aniversario San Miguel





    
Heineken Final de la Champions


  
Día del orgullo friki



Día Mundial del Melanoma



    
Día Internacional de los Museos




Fallas



Eurovisión



Día Mundial del chocolate



Día de la amistad



    


     
Día de la madre



Día de la Comunidad de Madrid



Semana Santa




        
Día Internacional del Beso



    
Día del portero



Día Internacional de la bicicleta



          
Día de los Simpsons



Día del cannabis



Día Mundial del libro



Día de la poesía



Día del niño por nacer



Día mundial del deporte


Carnaval



Remontada



      
Día de la mujer


martes, 18 de abril de 2017

¿Ha muerto el argumento de venta?


En mi opinión, sí.

Durante muchos años, el llamado "argumento de venta" ha sido básico en la comunicación y publicidad de la gran mayoría de marcas. Lo hemos hecho así durante muchos años, lo estudiamos así en la universidad y ya lo proclamaba de esta forma Rosser Reeves con su famoso USP (unique selling proposition).



Hemos estado mucho tiempo buscando un argumento para lanzarlo al mercado. Si nuestro argumento era “lava más blanco”, todas las campañas potenciaban este concepto. De argumentos de venta se crearon miles de conceptos o eslógans absolutamente brillantes:

“Es cosa de hombres”
“Para gente sin complejos”
“Piensa en verde”
“El cigarrillo americano que más sabe a tabaco”
“Sólo sabe a agua”
“El café de los muy cafeteros”

Argumentos de venta basados el tipo de público al que nos dirigíamos, en el recuerdo del producto o en aspectos y/o beneficios del propio producto.

Con estos argumentos de venta se hacían campañas que se podían emitir y difundir en cualquier medio al que buenamente llegase nuestro presupuesto: una campaña al año, dos, tres, cinco, etc.
Los medios siguen siendo los medios: la televisión, la radio, prensa, revistas, Internet, BTL… se han fragmentado, ha cambiado la inversión, se potencia llegar a un público concreto en un determinado momento, etc. Pero, no lo olvidemos, son medios. Y los medios como tal valen dinero. En ellos se inserta publicidad para que llegue a un consumidor determinado. A ese consumidor le diremos lo que nos de la gana, será nuestro argumento de venta. Y en función de que le guste más o menos, de que esté o no consumiendo ese medio, de que le parezca atractivo o no, venderemos más o menos a través de ese canal de comunicación.

Pero llegan las redes sociales. Las redes sociales no son medios de comunicación, que quede claro. A las redes sociales les define justamente eso, que son sociales. Que tiene que haber diálogo, no monólogo. Las marcas que están utilizando las rdees sociales para colgar sus campañas publicitarias no es que tengan los días contados, es que tienen los seguidores contados. Contados, defraudados y decepcionados. Y hay muchas... basta únicamente por pasarse por las redes sociales de las entidades bancarias más potentes del país para darse cuenta.



En las redes sociales hay que ser social, las redes sociales no son un medio aunque la gran mayoría de marcas no se hayan dado cuenta. No podemos estar repitiendo cada día a nuestros seguidores que “lavo más blanco”. Porque es cansino, porque no les gustará escucharlo repetido 365 veces al año, porque carece de imaginación, porque no aporta nada.

Las redes sociales no son medios de comunicación, aunque tengamos que pagar por estar en ellas. Las redes de comunicación exigen contenido. Contenido interesante, contenido diario, contenido que guste, que posicione a la marca, que le haga caer bien, que le defina como solidaria, como ecológica, como vanguardista, como vintage, como sana, como divertida, como lo que quiera ser. Y la marca divertida tendrá que explicar chistes, y la marca sana deberá dar consejos de salud, y la marca vegetariana deberá exponer recetas interesantes, y la marca vanguardista tendrá que explicarme dónde están las mejores exposiciones del país o del mundo. Y eso les hará sociales, les hará grandes, les hara establecer vínculos y diálogos con sus seguidores. Le hará ganar, les hará vender!!


Y eso, no se llama argumento de venta. Se llama CONTENIDO DE VENTA. Y las marcas que no tengan contenido pueden empezar a planificar su plan de medios con su argumento que escuchará quien pueda o quiera, pero es mejor que se olviden de las redes sociales, de los seguidores, de los likes, de los diálogos, de vender más con mejores argumentos, de ser mucho más que una marca.


El argumento de ventas ha muerto y ha nacido el contenido de ventas. Y los contenidos de venta son una cosa muy seria como para dejarlo en manos del azar o de jóvenes becarios que saben muchísimo (no lo dudo) de redes sociales, pero que van muy justos de contenidos sociales, de contenidos de venta, de conocimiento de producto y competencia, de conocimiento de personas que pueden comprar nuestro producto y que no forman parte de las estadísticas que les dan la razón porque cualquiera puede amoldar unos números a su antojo. Ha llegado la hora de vender, ha llegado la hora de generar contenidos de venta. Argumento de venta, descansa en paz.

martes, 28 de febrero de 2017

Dayketing interesante de 2017

Fnac: Post Reyes Magos


Chupa Chups: Día del Comunity Manager


        
El Corte Inglés: Año nuevo Chino


  
Facundo y El Corte Inglés: Día de la reducción de emisiones de CO2



AEPD: Día europeo de la protección de datos


Mi Primer Danone: Día Mundial de la Nieve



    
Las 2 Vacas y Danone: Bluemonday

Las 2 Vacas: año nuevo


Danacol: Post- Navidad


Donuts: Día de la paz


Facundo: mes de la amistad


     
Nomen, Dermoventas y Telepizza: San Valentín



  
Facundo y El Corte Inglés: Día contra el cáncer


    
Mi Primer Danone y El Corte Inglés: Día contra el cáncer infantil

El Corte Inglés: Día del Paraguas

Colegio La Farga Infantil: Día de la mujer y la niña en la ciencia


Facundo: Carnaval


Lanjarón: Día de Andalucía